Historia y Desarrollo

  • 1940 - 1950

    1940 - 1950

    A finales de los 40, Alfred Tomatis dirige el laboratorio de acústica de los arsenales aeronáuticos. Reconociendo a obreros que sufren sordera profesional, observa que las alteraciones que presentaban sus oídos iban siempre acompañadas de una deficiencia vocal. Al mismo tiempo, recibe en su consulta a cantantes con problemas vocales. Y, al hacer un audiograma a estos cantantes, se da cuenta de que presentaban exactamente el mismo perfil audiométrico que el obtenido con los obreros de los arsenales. Los cantantes habían deteriorado su voz al deteriorar su audición. Pone rápidamente de relieve la existencia de un lazo audiovocal según el cual “la voz reproduce solo lo que el oído oye”.

  • 1957 - 1960

    1957 - 1960

    Es en esta época que registra las “leyes TOMATIS” en la Academia de Ciencias de París.

    Estas leyes establecen la relación entre la audición y la fonación, y, por extensión, entre la escucha y la comunicación. Sus descubrimientos conducen a Alfred Tomatis a elaborar un dispositivo pedagógico que permita volver a dar de modo permanente a un cantante con dificultades todas sus cualidades vocales. Este dispositivo pedagógico, que se basa en un sistema electrónico de báscula del sonido para estimular el oído, es bautizado “Oído Electrónico”.

    En 1958 presenta el primer Oído Electrónico en la Exposición Universal de Bruselas y gracias a él recibe la medalla de oro de investigación científica.

  • 1960 - 1970

    1960 - 1970

    El análisis del mensaje sonoro por el oído y el cerebro comporta una dimensión emocional. Es lo que permite distinguir la audición de la escucha. Desde entonces, el Método Tomatis ve sus ámbitos de aplicación ampliamente extendidos, en particular a los trastornos emocionales, los trastornos del aprendizaje y los trastornos del lenguaje. Por otra parte, el aprendizaje de idiomas se realiza mediante la integración perceptual de su musicalidad (ritmo, sonoridad, timbre…). Así es como en la década de los 60, el Oído Electrónico recibe numerosos nuevos parámetros de ajuste personalizables según la problemática del sujeto.

    Al mismo tiempo, la publicación en 1963 del primer libro de Alfred Tomatis, “El oído y el lenguaje”, le permite dar a conocer su trabajo a público más amplio.

  • 1970 - 1980

    1970 - 1980

    Durante la década de los 70, además de la conducción aérea clásica, implementa la conducción ósea en los cascos, lo que permite aumentar la eficacia de la transmisión del sonido y el análisis que el cerebro hace de él. Este progreso técnico se acompaña de la puesta a punto de un aparato específico de prueba de escucha (TLTS) como herramienta evaluadora, que permite establecer un perfil de escucha para cada individuo.

    En la misma época, se publican varias obras, entre ellas el superventas “El oído y la vida” en 1977. Prueba de éxito del Método, se crea un centro de formación profesional que recibe terapeutas de Francia, Suiza y Canadá.

  • 1980 - 1990

    1980 - 1990

    Durante los 80, el Método TOMATIS se desarrolla considerablemente con la abertura de centros en numerosos países europeos así como en EE. UU. y México.

    La investigación y el progreso técnico no se quedan atrás ya que el Oído Electrónico no cesa de perfeccionarse integrando tanto nuevos parámetros tales como el retraso, la precesión, la lateralidad, así como nuevos filtros.

    Continúan publicándose nuevas obras como “El oído y la voz”, “¿Por qué Mozart?”, “Los trastornos escolares”, “9 meses en el Paraíso”, etc…

  • 1990 - 2000

    1990 - 2000

    La década de los 90 es un momento crucial con la estandardización de los procedimientos para ofrecer una aplicación homogénea del Método en el mundo entero. Prueba de la seriedad y de la ambición del Método Tomatis, se establece una cooperación con el famoso Instituto de Fisiología y Patología del Oído de Varsovia dirigido por el profesor Skarzynsky.

  • 2000 - 2005

    2000 - 2005

    Entre 2000 y 2005, el progreso tecnológico es el centro de la evolución del Método Tomatis, que ve como la tecnología analógica se transfiere a la digital para permitir una mejora drástica de la calidad sonora de los aparatos, su fiabilidad y su precisión. Desde entonces, la duración de los programas de escucha con el Oído Electrónico ha disminuido considerablemente sin perder por ello en eficacia. Alfred Tomatis fallece el 25 de diciembre de 2001, tras haber dado el relevo a su hijo Christian Tomatis y a su colaborador Thierry Gaujarengues, quienes crean la sociedad TOMATIS DÉVELOPPEMENT S.A.

    Paralelamente ve la luz la asociación profesional IARCTC que agrupa a profesionales del mundo entero que han sido capacitados para aplicar el Método.

  • 2005 - 2010

    2005 - 2010

    Entre 2005 y 2010, la miniaturización de los componentes permite el desarrollo de un aparato portátil innovador, SOLISTEN. Este aparato reproduce fielmente el efecto TOMATIS y ofrece la posibilidad de efectuar sesiones de escucha en casa. Se encuentra en las consultas de terapeutas formados.

    En el mismo periodo, gracias a la financiación de la Unión Europea, 220 escuelas públicas y privadas son equipadas con aparatos para proporcionar el Método TOMATIS y luchar así contra el fracaso escolar.

  • 2010 - 2015

    2010 - 2015

    Desde 2010 se han llevado a cabo más de 30 capacitaciones profesionales cada año a lo largo y ancho del mundo. TOMATIS DÉVELOPPEMENT S.A. se esfuerza en hacer de modo que el Método sea más accesible, mejor comprendido y, por supuesto, cada vez más eficaz.

1940 2010
Alfred Tomatis
El Método TOMATIS fue elaborado por Alfred TOMATIS (nacido el 1 de enero de 1920 y muerto el 25 de diciembre de 2001), un médico francés especializado en otorrinolaringología. Dedicó una gran parte de su actividad profesional a estudiar la relación existente entre el oído y la voz y, por extensión, entre la escucha y la comunicación.

Sus descubrimientos fueron probados científicamente en el laboratorio de fisiología de la Sorbona y dieron lugar a comunicados en la Academia de Ciencias y la Academia de Medicina de París en 1957 y 1960.

Estos comunicados recibieron el nombre de « Leyes Tomatis » :
• la voz reproduce solo lo que el oído oye ;
• si modificamos la audición, se modifica instantánea e inconscientemente la voz ;
• es posible transformar duraderamente la fonación mediante una estimulación auditiva sostenida durante un cierto tiempo (ley de remanencia).

La sociedad TOMATIS Développement S.A. perpetúa la tradición del fundador del Método TOMATIS esforzándose al mismo tiempo en hacer de modo que esta técnica sea más comprensible y accesible, y, por supuesto, más eficaz gracias a los progresos tecnológicos y los descubrimientos científicos.
web design & development : h2a.lu