Los dossiers temáticos

Volver a la lista de los archivos científicos
Ene
18

Dinamización

A finales de los años 40, durante sus primeras experiencias referentes a las contra reacciones audio vocales, Tomatis había observado cambios singulares en la dinámica del comportamiento de los cantantes y de los comediantes.
Según la zona de frecuencias sonoras que les era impuesta de manera auditiva, éstos eran cada vez más dinámicos, tenían una postura correcta, respiraban mejor y hablaban o cantaban más fácilmente; o por el contrario, se desplomaban y caían rápidamente en una especie de entorpecimiento del que no se podían deshacer.
Éste último estado, caracterizado por una pérdida de energía, los privaba de toda posibilidad de emisión vocal de calidad, ya fuera cantar o hablar, o también de las ganas de hacerlo.
Sólo las frecuencias que corresponden a las zonas de los sonidos agudos permitían establecer la primera categoría de reacción, de tipo dinámico.
Por el contrario, los sonidos graves, que no tenían componentes frecuenciales agudos, ocasionaban sistemáticamente las reacciones inversas caracterizadas por un aumento del cansancio.

Estos resultados fueron observados más tarde varias veces, no sólo para cantantes y comediantes, sino más generalmente para cada persona que decide un proceso con el oído electrónico.

Por otro lado, gracias al enunciado bien establecido por Tomatis, por el cual la voz puede reproducir sólo lo que el oído puede, y sobre todo acepta escuchar (primera ley Tomatis).
Así, incitar a una persona a darle preferencia a la percepción de los sonidos agudos, tiene como consecuencia permitirle tomar energía continuamente, por medio de su propia voz. Esta última puede así convertirse en el vector de un fenómeno de auto estimulación permanente de su propia dinámica.

En efecto, los sonidos enriquecidos de armónicos altos, producen un efecto de estimulación en una gran parte de la red nerviosa, llamada 'formación reticulada', que controla el nivel global de actividad del funcionamiento cerebral. Este parte del cerebro está muy implicada en los mecanismos de interés, de vigilancia y de atención a un nivel máximo.

Es la razón por la cual, estos sonidos van a ejercer una acción estimulante, favoreciendo la puesta en marcha de estos mecanismos. Estos desempeñan un papel capital en el aumento del nivel de las actividades de nuestra corteza cerebral, que contribuye a la eficiencia de un número importante de procesos implicados en la memoria, la concentración y el aprendizaje.

Se entiende, de esta manera, todo el interés de un proceso destinado a educar o reeducar el oído para percibir suficientemente los componentes armónicos elevados de los mensajes sonoros que le llegan. Entonces, cada sonido puede convertirse en una fuente inagotable de dinamización, si se hace por parte del oído, de un fenómeno de filtrado apropiado, que consiste en minimizar el impacto de sus componentes graves poco regenerativos, e incluso agotador, valorizando al mismo tiempo sus partes agudas, fuentes de estimulaciones tonificantes.

Tal proceso, al mejorar el estado general de la dinámica cerebral, le permite así, a toda persona cansada o deprimida, recuperar de nuevo su pleno potencial de funcionamiento a largo plazo.

web design & development : h2a.lu