Los dossiers temáticos

Volver a la lista de los archivos científicos
Ene
16

Estrés

El estrés se ha convertido en pocas décadas, en una de las mayores calamidades de nuestra civilización, no sólo a nivel del individuo sino también a nivel de la sociedad.
Aproximadamente, 600 millones de jornadas de trabajo se pierden cada año en la Unión Europea, por causa de estrés. A pesar del uso trivializado del término ”estrés”, este último recubre una noción muy compleja y difícil de precisar, porque se sitúa en el cruce entre la biología y la psicología. Se puede definir como un conjunto de reacciones fisiológicas y psicológicas que resultan de una solicitud o de una presión del medioambiente y que necesitan un esfuerzo de adaptación.
El hombre, desde que existe, siempre ha estado sometido al estrés porque, siempre, tuvo que hacer frente a situaciones susceptibles de engendrar reacciones, permitiéndole al organismo una adaptación con el fín de conservar su equilibro interior. Por lo tanto, cierto nivel de estrés es necesario e incluso estimulante para algunos tipos de personalidad.

Entonces, el problema no es la existencia del estrés, sino más bien, el de la superación de un cierto umbral a partir del cual puede volverse peligroso para nuestro equilibro físico y psíquico.
Los elementos que generan el estrés son muy numerosos: pueden venir del medioambiente (ruido, calor, frío, virus…), del medio familiar, profesional o social.
Estos factores van a activar reacciones del sistema nervioso y hormonal, destinadas a permitirle al organismo defenderse contra la agresión que éste sufre: aumento de la tensión arterial, aceleración del ritmo cardíaco y de la respiración, aumento de la tasa de azúcar en la sangre, del interés y de la tonicidad muscular.
No obstante, si estos agentes persisten o se repiten con frecuencia, lasreacciones de defensa se vuelven crónicas y, la enfermedad o el trastorno psicosomático se instalan: fatiga, ansiedad, problemas cardiacos, hipertensión, problemas digestivos, tensión muscular, e incluso, alteración del equilibrio inmunitario…
Frente a un medioambiente estresante, existen dos opciones:
- ya sea, lograr controlarlo modificándolo o evitándolo, pero en la realidad, siempre no es posible, sobre todo en el medio profesional.
- ya sea, volverse menos vulnerable al estrés, aprendiendo a dominar sus reacciones frente a los acontecimientos o situaciones que lo provocan.
Es en este segundo punto, que se focaliza todo el interés de las sesiones con el Método Tomatis, aplicado a la gestión del estrés, y cuyo propósito es el deobtener un control satisfactorio de las reacciones que el estrés genera, a pesar de las agresiones que se repiten y que pueden atacarnos.
En efecto, un entrenamiento auditivo específico puede ser propuesto, lo que va a producir un efecto duradero de regulación y de armonización, a la vez en el conjunto de las tensiones corporales y en los recursos energéticos. Este entrenamiento va a permitir la elaboración de estrategias emocionales y cognoscitivas de control que podrán ser activadas en caso de necesidad, con el fin de vivir más serenamente toda situación potencialmente difícil.

Así, estas estrategias de adaptación, que encuentran su orígen en una remodelación muy específica de la función de escucha, tienen por objetivo, la disminución o la eliminación del estrés, porque van a permitir que, cada situación o acontecimiento, considerados hasta ahora como una fuente de agresión, sean percibidos de una forma diferente y más positiva.
Asi pues un tal reajuste, va a tener como consecuencia, un aumento de la eficacia o de resultados durante todas las activadas cotidianas.

web design & development : h2a.lu