Los dossiers temáticos

Volver a la lista de los archivos científicos
Ene
18

La mejoría de la voz cantada y la voz hablada

La mejoría de la voz hablada y cantada, puede ser considerada como el campo de aplicación histórico del Método Tomatis.
Es en este ejercicio de la medicina del trabajo que el Doctor A. Tomatis hizo los descubrimientos que hoy tienen su nombre y que afectan las relaciones entre la fonación y la audición. Pudo también demostrar, que era posible corregir tanto la una como la otra, siendo éstas funciones esenciales.

El primer descubrimiento fundamental de Tomatis, llamado la 'primera ley de Tomatis', se puede enunciar así: la voz sólo contiene lo que el oído puede escuchar, o también, 'la laringe sólo puede emitir las producciones harmonicas que el oído puede escuchar'.
.
Para Tomatis, una emisión vocal de calidad exige no solamente una buena escucha del mensaje sonoro que llega del exterior, sino también y sobre todo, una buena auto escucha, es decir, la capacidad de utilizar su propia voz, como la fuente sonora para analizar y para controlar con exactitud intensa y de calidad.

Esta auto escucha se puede realizar, con la condición de que la vibración sonora, sea correctamente regulada por vía ósea, que es la vía de transmisión del sonido por todos los huesos del cuerpo, y en particular, por la cavidad craneana.

Este regulación ósea, es a su vez sometida a un funcionamiento armonioso de dos músculos situados en el oído medio, y cuya función es la de controlar y amortiguar la totalidad de las vibraciones transmitidas al oído interno.
La rehabilitación audio vocal, con el oído electrónico, tiene como objetivo poner en su lugar, un mecanismo de auto control de calidad.

Así, en función de la problemática vocal encontrada, la acción de este proceso podrá ser dirigida a:
• La falta o la pérdida del deseo de cantar
• La dificultad de hablar o de cantar con facilidad, sin tener
• La impresión de forzar o abusar de su voz
• La falta de fluidez verbal
• La falta de exactitud y de precisión
• La falta o el desequilibro del timbre, que produce voces demasiado sordas, demasiado agudas o demasiado gangosas
• La falta de expresividad de la voz, por falta de modulación o de entonación
• La pérdida del control de la intensidad, ya sea por defecto o por exceso

web design & development : h2a.lu