Pasar al contenido principal

"La clave de todo es el TIEMPO"

Solicitud de información

Regístrese aquí para recibir toda nuestra información, acceder a los talleres de trabajo en línea gratuitos y estar al corriente de la actualidad y de todos nuestros eventos.

Regístrese

"La clave de todo es el TIEMPO"

2020-12-1

"La clave de todo es el TIEMPO"

Tomatis témoignage

Buenos días, compañeros.

Quiero compartir con vosotros mi experiencia con tomatis durante diez años, y no como profesional, que llevo muchos menos, sino como madre.


Hace casi 11 años me convertí en madre de acogida (familia que temporalmente cuida de un niño que sino crece en una institución), en principio iban a ser dos años, pero por su retraso y comportamiento, sabía que sería su madre para siempre.

Os resumo mucho las dificultades que tenía mi hijo con 8 años:

  • Retraso motor, tono muscular bajo, empezó a andar con más de tres años, no sabía saltar ni nadar y menos montar en bici, no le gustaban los columpios, tobóganes y un miedo enorme al movimiento.
  • Retraso en el lenguaje, hablaba muy poco, comprensión baja, miedo a la comunicación, y siempre decía lo mismo a la gente cuando los veía: ¿qué has comido hoy? ¿de qué equipo de fútbol eres?
  • En aprendizajes ni sabía letras, ni números, nada de atención ni memoria de aprendizajes, pero si una memoria emocional y vivencial enorme.
  • Emocionalmente, imaginaros, separado de sus padres con tres años, también de un hermano, centro de menores durante dos años, dos años se fue a vivir con una prima y otra vez vuelta a un centro de menores. Y ahora se tenía que vincular con una extraña (yo le acogí sola). Una bomba.

Durante meses era incapaz de entender qué le ocurría, hasta que conocí el método tomatis en unas conferencias donde también se habló de reflejos primitivos, integración sensorial y optometría. Al finalizar la charla levanté la mano y dije: "tengo que hacer todo", y así fue como empezamos en el año 2011.

No quiero extenderme mucho, pero si dejaros mi experiencia como madre y reflejar que la clave de todo es el TIEMPO.


En el verano del 2011, hice mis tres primeros ciclos de tomatis, del método analógico. Eran sesiones donde estábamos él y yo haciendo las escuchas, y solo puedo contaros que tomatis le hizo sacar todo su dolor, que mostraba mucha agresividad hacia mí, que sufría muchísimo durante las sesiones y doy gracias de que pude aguantar debido a que veía pequeños y a la vez enormes avances. Os comparto un dibujo que hizo tras una de esas crisis terribles, solo pude llorar y preguntarme qué pasaba. 

Dessin Jose avant Tomatis

También deciros que en esas fechas también hicimos nuestras primeras sesiones de osteopatía. En la primera no pudo trabajar con él, porque cinco minutos antes nos encontramos en la calle a su hermano mayor, al que yo no conocía, y se pasó más de una hora llorando, sin consuelo, descubrí que el llanto tiene su propio lenguaje y es importante saber leerle. En la siguiente sesión le hizo una práctica de osteopatía donde le hizo nacer, y todo empezó a cambiar.

Seguimos con terapia de reflejos y optometría, teniamos que hacer viajes de una hora para las sesiones, en ese tiempo se dormía y una vez tras despertarse dibujo esto que os comparto.

Así que como no voy a creer que estas técnicas estimulan el cerebro.

Dessin Jose Tomatis

En 2012, volvimos a hacer otros tres ciclos de tomatis.


En 2015, hicimos ya tomatis digital, mi primer contacto con esta para mí nueva forma de intervención.
A finales del 2016 hice mi formación en tomatis nivel 1 y en breve haré el nivel 2. Ya aproveche y en 2017 hicimos dos nuevos ciclos, y pare hasta este año, porque empezó la adolescencia y ser su madre y terapeuta se hizo más difícil.
Ahora ya tiene 18 años y hablando con él le hice ver que aún tenía dificultades para que las palabras le lleguen lo suficientemente rápido, y que en situaciones de estrés aún era mayor la dificultad. Esto ha hecho que él de forma totalmente voluntaria y controlando totalmente su ciclo, sesiones, horario y pendiente de cuando le toca el siguiente ciclo y hacerlo solo, SOLO,  y miras atrás y dices con lo mal que lo pasamos y ahora es su propio terapeuta.
A propósito no he escrito aún los avances, os enumero en orden de importancia en que creo que tomatis le ha ayudado y sigue haciéndolo:

  1. Construir su identidad, en estos diez años el método le ha ayudado a volver a nacer y desde ese momento a ir paso a paso por todas la etapas que pasa un niño recién nacido, pero con un retraso de ocho años. En ese primer verano de tomatis se ponía en mis brazos como un bebé y quería mamar, hasta ahí tuvimos que ir para ir construyendo su cerebro, su identidad. Y se que muchas cosas no las hice bien, me insistían en el parque, pero la presión de que aprendiera las letras y números gano al parque, terrible error.
  2. En esas sesiones terribles se empezó a generar una vinculación afectiva sana entre los dos, que nos ha permitido construir nuestra familia donde los lazos que nos unen son enormes. Y esto le ha permitido integrarse en mi familia como un miembro más, su relación con su familia biológica se ha sanado, y mi mayor orgullo de todo lo trabajado es ver la relación que mantiene con su hermano.
  3. Está sanando sus heridas emocionales de esa infancia tan traumática, y aún seguimos, en este último tomatis volvió a somatizar con diarrea la liberación de emociones, al pensar en su madre biológica. Tomatis nos hace presentes todos nuestras emociones bloqueantes y ese proceso no es fácil, pero es necesario.
  4. Ha desarrollado una autonomía y habilidades de comunicación, empatía, comprensión del ser humano, que me impresiona. 
  5. Y os preguntareis del tema colegio y aprendizajes. Nunca entendieron lo que le pasaba, que lo emocional y trabajar su vinculación conmigo y reparar la relación con su familia eran sus estudios semanales, que mientras tuviera miedo a que le abandonará, su hipocampo no iba a ir al ritmo que ellos querían, que por más horas que me tirará estudiando empezó a leer con 9 años y el cerebro tiene su ritmo y necesitaba más TIEMPO, que el sistema educativo no da.


Y porque os comparto todo esto, porque tomatis sigue siendo efectivo tras diez años.

Mi hijo está impresionado con estos dos últimos ciclos porque le ha mejorado mucho en su capacidad de utilizar el lenguaje, construye en palabras sus pensamientos con mayor rapidez y correctamente, y se siente muy seguro al hablar, está deseando que llegue mayo para hace un nuevo ciclo.


Ahora soy profesional y se que lo que más tengo que trabajar con los padres es la constancia y el tiempo, que el sistema y todo nos agobia para lograr grandes cambios y muy rápidamente en los niños, y cuando hay pocas limitaciones es posible, pero en general tenemos que tener la calma para dejar que el cerebro lleve su proceso y aprendan a disfrutar de esos pequeños cambios que abren la puerta a otros cambios, y luego a otros. Que tomatis es un compañero de viaje estupendo, que cada cierto tiempo podemos volver al método para dar un nuevo impulso en la maduración de sus hijos.

Estas navidades hubo muchos niños que han hecho tomatis y vamos viendo los cambios y es maravilloso. Pero si deciros que en mi centro hacemos una intervención holistica, nuestros niños reciben otros tratamientos que completan el trabajo de tomatis, reflejos, estimulación sensorial y lateralidad, osteopatia, kinesiología y los padres en muchos casos hacen también terapia.

Me despido dando las gracias a Alfred Tomatis y a todos los profesionales que han continuado su trabajo.
Ilusionada de aprender más en el segundo nivel.