Pasar al contenido principal

Enfoque científico

Cuando la escucha está alterada, todo el sistema auditivo se ve afectado. Como este sistema es el integrador sensorial más potente del cuerpo, esta perturbación puede tener una repercusión fundamental en nuestro desarrollo personal y en nuestro bienestar. El Método Tomatis®, al trabajar desde la base del proceso de recepción y de integración del mensaje sensorial, ayuda a estimular el cerebro y reduce los problemas relacionados con una mala escucha. Gracias a las relaciones que establece entre la psicología, la anatomía y la fisiología, el Método Tomatis® le adentra en los ámbitos de las neurociencias y de las ciencias cognitivas.

Attention

Atención

Ayude al cerebro a desarrollar mecanismos de detección del cambio

¡Su cerebro necesita que le sorprenda constantemente para mantenerse despierto! De hecho, es especialmente sensible a los cambios que no puede anticipar. El cerebro presta especial atención a los acontecimientos repentinos e intenta analizarlos para comprenderlos y saber anticiparlos. De este modo, desarrolla mecanismos de detección de los cambios que son fundamentales para integrar correctamente la información. Cuando la atención decae, no lograr asimilar el cambio adecuadamente. Una puerta que se cierra, un pensamiento que sobreviene o una lámpara que se enciende pueden convertirse en distracciones si no logramos asimilarlos correctamente.

Los problemas de atención afectan tanto a los niños como a los adultos. Una falta de atención puede tener consecuencias importantes en numerosas funciones cognitivas y ejecutivas como el lenguaje, la memoria, el razonamiento, la toma de decisiones e, incluso, el movimiento. Además, puede ser una causa de sufrimiento para un niño en edad de aprender e ir a la escuela.

El Método Tomatis®, gracias a unos efectos de contrastes sonoros dispuestos específicamente, ayuda al cerebro a desarrollar estos mecanismos de detección del cambio y permite, por tanto, que mejore la atención.

Tomatis Method Dinamismo

Dinamismo

Estimule el oído y el cerebro

Más del 80% de la estimulación sensorial procede de nuestro oído. Estemos despiertos o dormidos, el cerebro está sometido permanentemente a estímulos provenientes del oído. La importancia de este órgano se aprecia des del inicio de la vida: el oído del feto es el primer órgano sensorial funcional y motor que se desarrolla, y lo hace dese los cuatro meses y medio de embarazo.

En el oído interno, la “cóclea” se encarga principalmente de estimular el cerebro. Este órgano recibe los sonidos del entorno y los convierte en un estímulo eléctrico. Se habla entonces de “carga cortical”. La cóclea tiene, por tanto, una función destacada en el funcionamiento del cerebro ya que es su principal fuente de energía. En otros términos, el sonido es necesario para nuestro desarrollo personal. Sin embargo, ¡todos los sonidos no tienen el mismo valor para nuestro cerebro! Cuanta más rica en agudos sea la música, más se requerirá de la intervención de la cóclea y, por tanto, más eficaz será la estimulación.

Por ello, el Método Tomatis® funciona gracias a una báscula electrónica que favorece la transmisión de los sonidos agudos. El objetivo consiste en que el cerebro preste una atención especial y, por ende, se le estimule eficazmente. La música de Mozart, que es rica en armónicos, sirve generalmente de base para crear estos efectos de contrastes únicos.

Language

Lenguaje

Active el bucle audiovocal

Según el doctor Alfred Tomatis, “uno habla con su oído”. No se puede reproducir un sonido si uno no es capaz de percibirlo y de analizarlo correctamente. Más concretamente, la manera en la que el oído y el cerebro captan el mensaje sonoro determina la forma en la que lo reproducimos vocalmente. Se trata del propio principio del bucle audiovocal: un ajuste permanente entre el sonido emitido y el sonido percibido. Por ello, cuando el análisis del mensaje sensorial está alterado por una mala escucha, este bucle se ve afectado. Esto también tendrá un impacto directo en nuestra voz. Por ejemplo, lo experimentamos cuando sufrimos mucho estrés: la voz tiende a “desconectar”. Se centra en los agudos o, por el contrario, se apaga por completo.

El Método Tomatis®, al mejorar la percepción fonológica y rítmica de nuestra propia voz, ayuda a interpretar los sonidos fundamentales del lenguaje y respalda a las personas que presentan problemas de lenguaje y de aprendizaje.

Tomatis Method Motricidad y equilibrio

Motricidad y equilibrio

Mejore el potencial del sistema vestibular

El oído es mucho más que un mero receptor de sonidos. Interviene directamente en nuestro equilibrio, en nuestro control del ritmo y en la coordinación de nuestros movimientos. Intente caminar tapándose un oído y verá cómo se altera sensiblemente su equilibrio.

El equilibrio de nuestro cuerpo depende de un órgano de nuestro oído llamado el “vestíbulo”. Este órgano informa al cerebro del más mínimo de nuestros movimientos. Permite que nos situemos en el espacio, sentir los movimientos de masa (aceleración, frenado) y, por último, mantener nuestro equilibrio. El oído también desempeña un papel fundamental en el control de nuestra postura y en el mantenimiento de nuestro equilibrio. El Método Tomatis®, al intervenir en el sistema vestibular, permite al cuerpo recuperar su verticalidad recolocando el esqueleto. De hecho, gracias al efecto de las sesiones frecuentes de escucha, se logran coordinar los mensajes que los oídos derecho e izquierdo envían al cerebro por el vestíbulo. Al final, las respuestas motrices se coordinan, se organizan mejor y son más fluidas.


Por este motivo, el Método Tomatis® se convierte en un enfoque complementario en caso de problemas motores. Además, debido a las estrechas conexiones que se producen en el cerebro, el vestíbulo tiene un papel fundamental en la integración de los ritmos de la música y de la voz.